22 de noviembre de 2013

¿Qué quiere decir LTS en Ubuntu y derivados?

Ubuntu 12.04 LTS
LTS son las siglas de Long Term Support. Cuando una distribución de Ubuntu, o de cualquiera de sus derivados como Kubuntu, Xubuntu o Lubuntu, es de tipo LTS, quiere decir que recibirá soporte y actualizaciones durante más tiempo que otra versión.

Tradicionalmente, Ubuntu ha lanzado una versión cada 6 meses. Cada versión de Ubuntu lleva el número del año y del mes en el que se publica; por ejemplo, Ubuntu 13.10 quiere decir que salió en octubre de 2013.

Como todo software, Ubuntu tiene fallos, y por ello de vez en cuando se lanzan actualizaciones que corrigen defectos en el sistema operativo. Del mismo modo, las aplicaciones también pueden necesitar parches o simplemente disponer de nuevas versiones que están disponibles a partir de los repositorios. Una versión normal de Ubuntu tiene soporte durante 9 meses, lo que significa que transcurridos 9 meses, dejan de publicarse actualizaciones y mejoras para esa distribución, haciendo del software menos seguro frente a vulnerabilidades. Afortunadamente, pasado ese tiempo, otra versión habrá salido por lo que siempre es posible actualizar, algo que incluso te invita a hacer el propio gestor de actualizaciones cuando ocurre.

Las versiones de Ubuntu que son LTS, reciben soporte y actualizaciones durante más tiempo, concretamente se estableció a 5 años en abril de 2012. Eso significa que habrá actualizaciones durante 5 años. Transcurrido ese tiempo, la versión será finalmente declarada obsoleta y no se actualizará más. Las versiones LTS se publican cada 2 años. La versión LTS más reciente ha sido la 12.04, con soporte hasta 2017. Se espera que la siguiente versión LTS sea la 14.04.

Por lo general, las actualizaciones en las versiones LTS son más discretas y seguras que en las versiones no-LTS, que se basan en obtener lo último. Si estás buscando un entorno seguro, tal vez deberías considerar instalar una versión LTS. Si por el contrario buscas tener lo último, una versión no-LTS te mantendrá al día. Uno de los problemas de las versiones no-LTS es que en ocasiones el software instalado en sus repositorios puede estar un par de versiones por detrás respecto a otras ediciones no-LTS. Por ejemplo, en el momento de escribir este artículo, la versión de LibreOffice disponible en los repositorios de Ubuntu 12.04 sigue siendo la 3.5, mientras que en otros repositorios no-LTS son versiones superiores a la 4.0.

En definitiva, la decisión sobre usar una distribución LTS o una distribución no-LTS depende fundamentalmente de lo que busques como usuario: algo más seguro, o algo más moderno.