17 de marzo de 2013

5 navegadores web alternativos que no son ni Firefox ni Chrome

Mientras que en otros sistemas operativos como Windows o MacOS los navegadores web vienen integrados en el sistema operativo haciendo que desinstalar respectivamente Internet Explorer o Safari sea, hacks aparte, imposible, en Linux, esto no funciona así. Normalmente en este sistema operativo el motor de renderizado y la aplicación en sí funcionan en paquetes distintos, permitiendo incluso usar el ordenador sin tener ningún navegador web instalado: si el sistema operativo necesita mostrar algo como una página web simplemente tendrá a mano el motor de renderizado para dibujar lo que necesite.

Es por ello que en Linux tenemos la elección del navegador a nuestro gusto. Podemos elegir el que queramos y no estamos obligados a quedarnos con ninguno. Obviamente, en muchos casos nos encontraremos con navegadores que son forks de otros ya existentes, cambiando funcionalidades para centrarse en una tarea en concreto, como el difunto Flock, un fork de Mozilla Firefox centrado en las redes sociales.

Precisamente, en este artículo, me gustaría recomendaros cinco navegadores web interesantes que no son ni Mozilla Firefox, ni Google Chrome (o Chromium), es decir, cinco navegadores alternativos que podemos tener instalados en nuestro ordenador, como segundas opciones, o incluso como navegador principal.

Midori


Midori es un navegador web que me llama la atención por lo simplificada y limpia que es su interfaz de usuario. Siendo el navegador web por defecto de Elementary OS (una distribución de Linux que también intenta destacar por una interfaz simplificada y limpia), Midori es un navegador que usa el motor de renderizado WebKit.

Epiphany



Epiphany es el navegador web oficial del proyecto GNOME. Aunque la interfaz de usuario de Epiphany 3.x no me gusta tanto como la que tenía Epiphany 2.x (en general no me gusta nada que tenga que ver con GNOME 3), sigue siendo un buen navegador, con un API para complementos.

Konqueror


Konqueror es el navegador web oficial del proyecto KDE, similar al Epiphany para GNOME. Su motor, KHTML, fue adaptado en su momento por Apple para dar vida a lo que hoy en día es WebKit. Tiene soporte completo para HTML4, CSS1, CSS2 y CSS3.

Además, Konqueror sirve como gestor de archivos, visor de archivos multiformato con soporte para PDF, texto, hojas de cálculo... vamos, una joya multiusos.

Dillo



Dillo es un navegador web muy ligero (pesa menos de 1 MB) ideal para ordenadores antiguos de bajas prestaciones. No obstante, su soporte como navegador web principal queda en entredicho, pues Dillo es tan ligero que tiene un soporte muy limitado de la mayoría de las tecnologías que usa la web a día de hoy, como JavaScript, CSS o HTML5.

En cualquier caso, es un navegador interesante si queremos ver páginas web simples basadas en HTML puro o como navegador de fallback en caso de que todo falle. Además, como explico más adelante junto a la descripción del siguiente navegador, puede ser útil si estamos desarrollando una página web que deba cumplir estándares de accesibilidad.

Lynx


Lynx es un navegador web basado en texto con un montón de años de desarrollo a sus espaldas. Como navegador web basado en texto, Lynx se ejecuta en una terminal. Se lleva mal con tablas, y como es lógico, no interpreta correctamente CSS ni muestra imágenes. Entonces, ¿para qué querríamos instalar este navegador de todos modos?

Si estamos trabajando con una terminal y no queremos cambiar de medio, bien porque estemos trabajando desde una sesión SSH en otro ordenador, o bien porque seamos muy fans de la terminal, siempre podemos acceder de forma rápida y sin cambiar de ventana a un navegador web rápido donde buscar algo.

Este navegador, junto a Dillo, pueden ser bastante útiles si estamos desarrollando una web que deba cumplir un estándar de accesibilidad. Muchos diseñadores web modernos olvidan que no todos los navegadores web van a ser capaces de interpretar las "obras de arte" que diseñan. Y no me estoy refiriendo a navegadores web obsoletos como IE6, sino a navegadores que por su diseño no lo permiten, como los lectores de pantalla o los dispositivos braile para personas ciegas. Internet es un medio libre, no pongamos barreras a aquellos que lo tienen más difícil.